Local Noticias

Puno: Advierten que consumo de rana del Titicaca representa riesgo para la salud

Pese a tratarse de una especie en peligro de extinción, continúa la comercialización ilegal de la rana gigante del Lago Titicaca (Telmatobius culeus).

Pese a tratarse de una especie en peligro de extinción, continúa la comercialización ilegal de la rana gigante del Lago Titicaca (Telmatobius culeus).

Un total de 2 517 ejemplares de este anfibio fueron decomisados en el puesto de control de Pucusana (Lima), los cuales eran llevados en un bus de la empresa de transportes Perú Bus con destino a a la Ciudad Capital, procedente de Ica. Se presume que iban a ser utilizados para hacer jugos y batidos.

El Proyecto Especial Binacional Lago Tititcaca (PEBLT) Puno, informó que las ranas, extraídas de manera ilegal de Puno, eran transportados apiñados en tres cajas pequeñas de madera, se encontraban deshidratados y sin alimentos en la bodega del ómnibus como encomiendas.

MODALIDAD. El administrador técnico del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) Puno, Hugo Valdivia Altamirano, señaló que esta es una nueva modalidad que emplean los traficantes de estos animales a fin de burlar los controles y llegar a su destino.

Otra de las formas antes utilizadas eran el traslado en baldes, camuflados dentro de peses o truchas, cada vez buscan nuevas estrategias para no ser descubiertos.

En el caso de las cajas, los animales son colocados unos sobre otros sin agua, lo cual genera mayor mortandad, sin embargo, esto no preocupa a los comercializadores ya que el costo de compra en Puno es ínfimo a comparación de las ganancias generadas cuando se vende como supuesto insumo medicinal.

USO. El especialista refirió que antiguamente se creía que la rana poseía propiedades curativas por lo cual eran consumida en caldos u otros, sin embargo los tiempos han cambiado y en la actualidad podría resultar contraproducente para la salud humana debido a la contaminación del lago y de los animales a través del agua. A ello se suma que, no pasan ningún control de sanidad, son expendidos sin el menor cuidado.

De 2013 a 2019, Serfor registra 12 mil 409 especímenes decomisados entre vivos y muertos. En 2018 se incautaron 332.

PBLT, detalla que La Ley N° 29763, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, establece como infracciones muy graves “cazar, poseer, adquirir, comercializar, exportar, transportar recursos de fauna silvestre sin la autorización de la autoridad competente o, que provengan de centros no autorizados”; además estos actos son considerados como “delito” en el código penal y tiene una pena de tres años de cárcel.

La sanción a los responsables de estas infracciones son multas que oscilan entre 0,1 y 5000 Unidades Impositivas Tributarias (UIT).(correo)